martes, 22 de enero de 2008

De: Jorge Díaz Bavio


A PABLO NERUDA

No me puedo morir y no me muero
soy un trozo de Chile ensangrentado
lo que quiere decir, que lo que quiero,
no es solamente verme recordado.

Por Salvador y el puño traicionero
por todos los que creen haber matado
no me puedo morir, mucho más fiero
es de saber mi canto levantado.

Por lo que amé mi pueblo no se olviden
que esos muertos están que sobreviven
mientras esté luchando una camarada.

Dejo sólo la palma de mi mano
para que cada norteamericano
pueda escupir la sangre derramada.

2 comentarios:

MORGANA dijo...

Dejo sólo la palma de mi mano
para que cada norteamericano
pueda escupir la sangre derramada...
qué tremendo¡¡¡¡¡
Besos

NOCTURNA dijo...

:)
Poetas salteños, Morgana...
¡Y besos salteños!